Giselle. Un siglo en dos actos

Anna Alzola


Featured article


Giselle es un ballet cuyo argumento partió de una idea de Theóphile Gautier, poeta, crítico y novelista francés, fiel defensor del movimiento romántico. En un libro de Heinrich Heine titulado De l'Allemagne, Gautier leyó sobre las "blancas wilis [1], figuras que danzan sin piedad entre la bruma suavizada por la luna de Alemania”. De esta idea partió el autor para escribir el ballet, pero al no avanzar en su desarrollo acudió a Jules Henry Vernoy, dramaturgo francés conocido por escribir gran cantidad de obras de teatro y libretos para ópera y ballets. Vernoy, evidentemente, tenía más experiencia Gautier, de manera que días más tarde presentó un borrador que tituló Giselle ou les wilis, el cual fue aceptado para ser presentado en la Ópera de París. El ballet consta de dos actos y fue coreografiado por Jean Corralli en colaboración con Jules Perrot, estrenándose en la Ópera de París en 1841.


Ópera de París, Cartel anunciando la primera presentación de Giselle, 1841


El argumento del ballet gira en torno a la historia de Giselle, una campesina de apariencia hermosa y personalidad inocente cuyo mayor deseo es bailar, pero como su estado de salud es frágil, su madre la reprime por miedo a que muera antes de casarse, pues si esto ocurriese se convertiría en una wili.