Del vaticinio de Renny Ottolina al «Ensayo de la deformación» de Jesús Briceño

Edmara Jordán


Featured article


Ensayo de la deformación I y II (2018-2019), de Jesús Briceño. Fotografía digital.


Hace algún tiempo ya, el legendario conductor Renny Ottolina denunciaba ante la Sociedad Numismática de Venezuela su preocupación por el uso de la figura de Bolívar como unidad monetaria de la nación. La razón de tal denuncia radicaba en la relación entre el valor y el significado dado a Simón Bolívar, al ser, por ejemplo, cambiado en una transacción comercial por un rollo de papel higiénico.


Así Ottolina expresaba que, cuando se piensa en el Bolívar se desvían los pensamientos de Independencia y libertad y se desprestigia al Libertador, puesto que se evocan ideas de productos o dinero, y no de la grandeza del supremo hombre [1]. Por “suerte”, para aquella época el Bolívar como moneda era aún sinónimo de riqueza y estabilidad económica, por lo cual la esencia mítica y grandilocuente del héroe no se veía afectada, sino que se alimentaba en beneficio. No obstante, pasado un tiempo, el vaticinio de Renny Ottolina parece haberse hecho real:


En la actualidad, el Bolívar ha caído abismalmente en nuestra economía, y ante las economías del mundo, mientras reduce su poder económico y transforma sus valores simbólicos. Asimismo, la imagen se ha visto inserta en precarios contextos que no se corresponden con las mitologías bolivarianas o las pomposidades que historiadores (y mecenas) han creado sobre Venezuela y su héroe desde el siglo XIX. La difusión masiva de los símbolos estereotipados de la patria y sus delirios de grandeza han servido como estrategia política de encubrimiento de la situación del presente, generando una realidad simulada en medio de un juego simbólico y perceptivo entre lo real y lo falso. Escenario en el cual no existe, entonces, una correspondencia territorial, pues se elimina una referencia real o una sustancia para ser un todo simulado: una “generación por los modelos de algo real sin origen ni realidad” [2].


Frente a la construcción de la ficción, el artista visual Jesús Briceño (Caracas, 1985) desacraliza a las mitologías bolivarianas a través de la reinterpretación de la imágenes de Bolívar y de la moneda nacional, según el contexto social en el que se encuentran insertos estos símbolos en la actualidad. Pero, contrario a la continuación entusiasta de la exaltación a Bolívar y su juego apoteósico, Briceño expone la transformación-desfiguración de la imagen a través de su salto de lo heroico a lo precario, en el que realiza la correspondencia entre la actualidad de los símbolos y su contexto, ambos, afectados continuamente entre sí.


En la obra de Briceño, los símbolos no son devoción o imágenes inertes son una mediación hacia lo real, pues en ellos “representamos una sociedad completa y una historia viva” [3], como expresa el historiador y crítico Roldán Esteva Grillet. De ahí que el artista presente en su Ensayo de la deformación (2019) un discurso visual en el que se expone el rostro de Bolívar y el Bolívar en diversos medios (fotografía digital, performance, dibujo y video). Medios a través de los cuales expresa las deficiencias y tragedias por las que transita el país actual, y a su vez cuestiona la imposición de una iconografía ajena a nuestra realidad.


Ensayo de la deformación I y II (2018-2019), Jesús Briceño. Fotografía digital.


Briceño logra mostrar las deformaciones sufridas por la imagen, al registrar el símbolo patrio –tal vez más– grande de Venezuela en los lugares más inhóspitos de nuestras ciudades, mientras desmantela los discursos de estabilidad, prosperidad y éxito de la nación, para resultar finalmente una imagen inserta en suciedad y precariedad, que mancha al símbolo hasta despojarlo así de los significados míticos construidos.


Imágenes de segunda y tercera mano (2019), Jesús Briceño. Dibujo.


El artista nos presenta una serie de dibujos, en la que el trazo es manejado desde lo accional a lo performático. En esta, Briceño demuestra cómo la imagen del héroe puede ser transformada según el sujeto que la tome. Para ello, imprime en los retratos históricos, y reinterpretados de Bolívar, sentimientos de rabia y frustración, deformando su semblanza e historia, con la finalidad de dar paso a la realidad emocional de sí mismo como padeciente de la realidad venezolana junto a sus cuestionamientos identitarios e históricos. Y es que si no existe una realidad representada en tiempo y espacio, el símbolo se torna vacío o irreconocible según sea el tránsito tenido.


De ahí, las preocupaciones de Ottolina en el pasado siglo y que, diluidas en el tiempo, conducen a Briceño a deformar y trastocar la moneda nacional y al hombre que le da rostro, desmintiendo su fuerza económica al develar el desvanecimiento del Bolívar como si del ascenso de Ícaro se tratara.


Imágenes de segunda y tercera mano (2019), Jesús Briceño. Dibujo.


Ensayo de la deformación (2019) de Briceño es, pues, el develamiento de la realidad del país, es la muestra del emblema y de la moneda como reflejos de la deformación que sufre la nación y los símbolos mismos. Pero esto no es nada nuevo, ya que el artista genera tal enunciado, ensayo de la deformación, como producto del estudio exhaustivo de la historia del rostro de Bolívar, basándose en los argumentos de Alfredo Boulton, que en sus diversos análisis sobre el retrato bolivariano, explicaba que cada rostro del héroe “evoca de inmediato en nosotros un momento histórico venezolano y americano”, pues el mismo es más que la apariencia de la imagen heroica. Debido, a que esa imagen refiere a la “La formulación gráfica de su semblante –y– constituye un signo simbólico que registra un tiempo continental” [4]. En este sentido, la imagen del héroe siempre se encontrará dispuesta a la deformación de acuerdo a lo que padezca el país, sus habitantes o a lo que decida el poder de turno.


En este sentido, cada quien hace de la imagen su realidad. Parecen entonces tener tanta razón tanto Renny Ottolina como Jesús Briceño, al mostrar las deformaciones del Libertador, en las que, si hablamos de Bolívares y papel higiénico al mismo tiempo, Bolívar se traduce en un simple papel, en deformación y cambio. Un cambio que se mantiene y se nutre de lo precario mientras no exista estabilidad en el espacio donde se encuentra.


Jesús Briceño (Caracas, Distrito Capital, 1985) reside y trabaja en Caracas como profesor de la Universidad Nacional Abierta y AVECOFA. Graduado del IPC-UPEL como Profesor mención Artes Plásticas (2011) y Magister en Estética del Arte en el IPC-UPEL (2019). Inicia su carrera artística en el 2011. Algunas exposiciones colectivas: Miami New Media Festival 2019 (EEUU y España) // +58VZLA.mp4 (México, 2019) // Cartografías políticas (México, 2019) // Cuerpo / Medio / Poder (Colombia, 2018) // Bienal de Performance PerfoArtNet (Colombia, 2018) // Por los caminos verdes. Venezuela a 250 años de Humboldt (Caracas, Venezuela. 2019) // 234+2 Luces (2019) // Festival Internacional de Performance Perfochoroní (2017-18) // El poder y diálogos visuales, XX Salón Banesco Jóvenes con FIA (Maracaibo, Venezuela. 2017) // Bienal de Artes Visuales Ciudad de Coro (2016) // Salón Octubre Joven (2015-2016) // Salón Nacional de Proyectos Fotográficos Mérida foto (2015-2016) // Festival de Video Arte NodosCCS (2016). Exposiciones individuales: Espacio Proyecto Libertad (Mérida, 2019) // Museo de Arte Contemporáneo del Zulia (Maracaibo, 2018) // ONG (Caracas, 2017).


[1] Para ver más: https://www.youtube.com/watch?v=-t0DO9gG9TE

[2] Baudrillard, Jean. Cultura y simulacro, Barcelona, Editorial Kairós, 1987, p. 5.

[3] Grillet, Roldán Esteva. Imágenes contra la pared: críticas y crónicas sobre arte, 1981-2007, Caracas: Fundación por la Cultura Urbana. 2009, p. 159.

[4] Boulton, Alfredo. Bolívar de Carabobo, Caracas: Ediciones Macanao. 1992, pp. 12 y 20. (La cursiva es nuestra).


Referencias


- BAUDRILLARD, Jean. Cultura y simulacro, Barcelona, Editorial Kairós, 1987.

- BOULTON, Alfredo. Bolívar de Carabobo, Caracas: Ediciones Macanao, 1992.

- GRILLET, Roldán Esteva. Imágenes contra la pared: críticas y crónicas sobre arte, 1981-2007, Caracas: Fundación por la Cultura Urbana, 2009. La profecía de Renny Ottolina sobre la muerte de Bolívar, en: https://www.youtube.com/watch?v=-t0DO9gG9TE (en línea) 22/01/2020.






sobre el autor

Edmara Jordan




Edmara Elisa Jordán (Puerto Ayacucho, Amazonas, 1994) es estudiante del Departamento de Historia del Arte de la Facultad de Humanidades y Educación, Escuela de Letras, de la Universidad de Los Andes (Mérida, Venezuela). En el año 2018 fue preparadora de Introducción al Arte, Patrimonio y Conservación del Arte del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de los Andes. En el año 2016, participó como ponente en las XI Jornadas de Estudiantes del Departamento de Historia del Arte “Todas las tendencias, todos los estilos”. Actualmente es pasante en Espacio Proyecto Libertad en el área de curaduría y montaje. Dedica parte de su tiempo a la investigación independiente, en la que ha centrado su interés en la imagen de Bolívar y sus afectaciones en la contemporaneidad y su presencia en los imaginarios del arte y la cotidianidad venezolana.

© 2020 Fundación Sala Mendoza

Urbanización Terrazas del Ávila, UNIMET, Edificio Eugenio Mendoza Goiticoa, PB. Caracas, Venezuela.

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram - White Circle