El Amazonas en Andalucía

Ricardo Bello

 

El antiguo Monasterio de la Cartuja, muy cerca del centro de Sevilla, es desde 1997 sede del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, aunque todavía puedan apreciarse restos de la ermita, estatuas y retablos característicos de la antigua institución religiosa. El lugar fue utilizado incluso antes por los almohades como centro alfarero y luego, a partir del siglo XIX se transformó en prisión, y más tarde fueron los hornos que utilizaron de nuevo el espacio, con sus largas chimeneas en forma de cono que todavía pueden verse. Ahora hay instalaciones, manifestaciones propias del arte contemporáneo que exploran y aprovecha el espacio inmediato, obras que por lo general se integran parcial o totalmente al lugar que le sirve como soporte y pocos tan interesantes como un Monasterio.


IMG 1

François Bucher

Radio Amazonas, 2014. Instalación sonora

©Centro Andaluz de Arte Contemporáneo




IMG 2

Jonier Marín

Fotografías e impresiones fotográficas intervenidas (1976-1981)

©Centro Andaluz de Arte Contemporáneo



El pasado 6 de mayo de 2021 el Centro inauguró la exposición Amazonía, coordinada por Roxana Gazdzinki y con Berta Sichel como comisaria. Esta exploraba las relaciones culturales y económicas entre su población autóctona y un área de 5.5 millones de kilómetros cuadrados, un espacio inmenso que pulveriza la manera usual como solemos ver, identificar o relacionarnos con el entorno geográfico. Y lo hacía gracias a la mirada de varios artistas, algunas europeas, otros latinoamericanos, vinculados todos con el entorno selvático y sus habitantes. Quienes conocemos Sudamérica y hemos pisado, padecido y disfrutado el duro hábitat de ese continente abrumado por la inestabilidad política, pero bendecido con una naturaleza indómita y hermosa, quedamos turbados, conmovidos o tocados podríamos decir. Pues la exposición toca el nervio asociado a un recuerdo que siempre asoma sus fauces: el hambre de espacio, la identidad de la selva americana, la naturaleza salvaje con todos sus peligros, bellezas y crueldades, la de extraños animales y una vegetación que puede a veces no tener piedad con los humanos, pero también la de esos mismos hombres empeñados en utilizar y destruir el más grande pulmón que existe en el planeta tierra.



IMG 3 / IMG 4

Nela Ochoa

Beringia–Hoyano–Mapas, 2016. Impresión giclée sobre lienzo.

Beringia–Hoyano–Estrecho de Bering, 2016. Impresión giclée y lápiz sobre lienzo.

©Centro Andaluz de Arte Contemporáneo


La artista venezolana Nela Ochoa reconstruye con sus obras la historia de los indígenas por medio de una investigación de sus ADN, que no mientan y cuentan la historia humana y la población del continente, un cuento que narran los cromosomas, con detalles y exactitud. Otro artista, François Bucher, registra y conserva las voces de las comunidades chamánicas, en una sala que fue reservada a religiosos en los siglos anteriores, logrando un contraste que habla de una diferencia mucho más grande, la de las ciudades del siglo XXI, entre ellas Sevilla, con un ecosistema virgen, frágil y atacado por la vida moderna.



IMG 5 / IMG 6

Thea Segall

Copias digitales de fotografías (1969)

©Centro Andaluz de Arte Contemporáneo

Bárbara Brändli

Copias digitales de fotografías (1964-1965)

©Centro Andaluz de Arte Contemporáneo


Fotógrafos y cineastas, de conocida trayectoria, como Thea Segall, Lothar Baumagarte, Margaret Mee, Claudia Andújar y Bárbara Brändli, se empeñan en crear registros perturbadores de las sociedades amazónicas, con gente muy distinta a nosotros. Sergio Vega conmueve con un video del Paraíso en llamas, como él llama su trabajo, la proyección del video de una selva quemándose, una escena típica de garimpeiros y depredadores desesperados por ocupar un espacio geográfico que no les pertenece. El contraste ya no es entre un Monasterio católico y una sala de exposición donde intelectuales y artistas contemporáneos muestran su forma de ver el mundo, sino entre dos mundos que lucen irreconciliables, indiferentes el uno al otro, enemistados y por lo general en guerra.




IMG 7

Sergio Vega

Paradise Burning, 2008. Proyección de vídeo sobre tela

©Centro Andaluz de Arte Contemporáneo



IMG 8

Susana Mejía

Color Amazonia, 2013. Pigmento sobre papel. 67 x 100 cm c/u

©Centro Andaluz de Arte Contemporáneo


El Centro de Arte Andaluz se transforma en un espacio limítrofe, una zona de transición que habla y tiene dicción propia, como la artista yanomami Sheroanawe Hakihiwe o que aprovechan artistas colombianos, tan cercano a la Amazonia, como Susana Mejía y Jonier Marín para explorar los colores y el entramado cultural de un lugar que ya no sabemos cómo nombrar, pues escapa a nuestros usuales criterios culturales, acostumbrados a otras realidades históricas, ajenas y tan lejanas a ese mundo tan querido y maltratado que tantos llevamos en la sangre.



IMG 9 / IMG 10

Sheroanawe Hakihiiwe

Acrílico sobre papeles y monotipos sobre papeles (2017-2019)

©Centro Andaluz de Arte Contemporáneo


 


Ricardo Bello Toledo. Doctor en Letras y Profesor Universitario. Escritor venezolano, autor de varias novelas y ensayos, entre las cuales Sacramento de la Guerra, El año del dragón y Lezama Lima, lector de Pascal. Empresario. Actualmente reside y trabaja en Sevilla.


Instagram: @ricardobellove











102 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo