Rebelión y aceptación, el motor de Comme des Garcons

Daniela Ortiz


Reseña


Cualquiera que vea una pieza de Comme des Garcons, seguramente no entenderá lo que está mirando de buenas a primeras. Vestidos inspirados en langostas, colecciones unicolor y vestidos desformados son algunas de las siluetas que entran en la lista creativa de la diseñadora japonesa Rei Kawakubo, fundadora y directora creativa de la marca francesa desde 1969.


Las prendas superan el plano de la realidad para convertirse en piezas de arte expuestas en diferentes partes del mundo. En este caso, el Museum Angewandte Kunst (en español Museo de Artes Aplicadas) de Frankfurt del Meno expuso la colección personal de Michelle Elie, ícono y jetsetter de moda, famosa por su estilo vanguardista y fuerte personalidad.


Elie, residenciada en Colonia, Alemania; se ha convertido involuntariamente en una referencia del street-style, reconocida personalmente por la mismísima Kawakubo, quien le ha pedido que vista sus diseños.


La exhibición en Frankfurt, “Life doesn’t frighten me” (La vida no me aterra) muestra la experiencia de Elie vistiendo esas prendas, el proceso de adquisición y su admiración por la marca.


La colección contiene vestidos desde 1997 hasta 2018, confeccionadas para provocar una discusión con el público sobre el propósito de la vestimenta, obligarlo a ver lo estético desde ángulos completamente ajenos a lo cotidiano.