© 2018. Fundación Sala Mendoza.

Urb. Terrazas del Avila, UNIMET, Edif. Eugenio Mendoza Goiticoa, PB, Caracas

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram - White Circle

LIBRERÍA

Células gegonianas.
Flor Areinamo

En esta muestra se presenta una extensa selección de piezas que toman como punto de partida, como referencia propicia, las redes, retículas y tramas de Gertrud Goldsmidt GEGO. Areinamo logra interpretar, desde collares, pendientes, brazaletes, prendedores y anillos, una elegante gama de líneas y volúmenes provenientes del lenguaje reticular de Gego.

Texto de sala

Una de las principales cualidades de las piezas de Flor Areinamo es que se ajustan al cuerpo a la perfección, se acomodan en él sin imposiciones, sin artilugios esteticistas entorpecedores, sin que nada lo violente.  Sus piezas se deslizan sobre el cuerpo en una cadencia de materiales que parecen reflejar los propios ritmos y tensiones. De ahí que sus creaciones alcancen pleno sentido en su relación con el cuerpo, como continuación del mismo, como bella prolongación de sus formas.

Cuando la orfebre amplifica sobre el cuerpo el modelo reticular de Gego -sistema  generalmente pensado para un sitio o espacio específico-, redimensiona su idea primigenia;  el hacerle  parte nuestra, darle albergue en nuestro cuerpo, le otorga un nuevo significado. Así, la interpretación de Areinamo muestra el crecimiento virtual de estas redes no solo hacia los márgenes del gran espacio que las contiene, sino también hacia los bordes mismos de nuestro espacio más íntimo, el contenido por nuestra piel. 

Esta apropiación de las redes de Gego se hace completa con la incorporación de los materiales propios del lenguaje plástico de Areinamo.  Semillas y corales subrayan la plasticidad de las formas, a la par que dilatan la potencia de la materialidad misma, tan presente en la obra de ambas artistas. No es mera adición. Cada uno de estos materiales ha sido “curado” por la orfebre en procesos laboriosos; todo en la búsqueda de hacer resaltar sus cualidades formales intrínsecas. Así, incorporados a las redes, retículas y mallas, los materiales se apropian de estas invocando, además, el concreto espacio de lo local, lo específico y lo autóctono.

 

Josefina Manrique

2018