© 2018. Fundación Sala Mendoza.

Urb. Terrazas del Avila, UNIMET, Edif. Eugenio Mendoza Goiticoa, PB, Caracas

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram - White Circle

Fragmentos a su imán

el taller como collage

Mezzanina  | 28.09.2019

Distribuidos por el espacio como fragmentos en busca de su imán, los elementos que conforman un collage provienen de muy diversas latitudes gráficas y tipográficas, geométricas y cromáticas, figurativas y abstractas. Su confluencia no es necesariamente congruencia y su estabilidad puede atribuirse más a la fuerza del contraste que vincula lo más distante y más distinto, lo que se opone y se contrapone, que a la simple fuerza de la coincidencia simpática de partes en un todo. El collage es una constelación dinámica, una órbita magnética de limaduras que se organizan en torno a una pluralidad de centros de imantación visual. 

Como reunión de propuestas heterogéneas, la sala donde se muestran esos cuerpos de fragmentos imantados es ella misma otro espacio de contraposición: su reunión aspira a duplicar en el espacio arquitectónico el paradigma rítmico y relacional que conforma cada pieza particular, su juego de tensiones y disposiciones en el plano. En este sentido, la muestra de collages es, pues, a la vez, ella misma otro collage,  como amplia máquina magnética desplegada en su museo.

Como espacio de encuentro habitual y regular en su trastienda, el taller es, por igual, un lugar de congregación donde se confrontan diversas frecuencias de sensibilidad y de destreza  para producir objetos formalmente disciplinados, modelados a partir de una concienzuda puesta en práctica de principios y de técnicas. Sentados juntos en torno a una larga mesa irradiante, los artesanos que conviven toda una mañana de faena emocionada, forman ellos mismos, mientras hacen collages, un collage anímico intenso, casi inmenso.

Así se imantan y se constelan en sucesivas ondas estos collages en muros, vitrinas, atriles y repisas. Vistos de manera individual o en su conjunto, constituyen el testimonio valioso de una experiencia feliz que se reitera.

Rafael Castillo Zapata.

El taller de la Sala Mendoza

Claves para (in)tentar un collage

 

Sábado a sábado, durante siete ediciones, los espacios del Centro documental de la Sala Mendoza vibran de emoción sensible, de concentración atenta frente a las palabras e imágenes que Rafael Castillo Zapata muestra y comparte para explorar el universo teórico y visual del género del collage. Los talleristas son ahora coleccionistas de papeles desatendidos, de tickets ignorados, fragmentos de avisos, restos de fotos; compiladores de etiquetas descubiertas, antiguas revistas, viejos periódicos. El ojo se afina buscando el elemento necesario para lograr un collage que se tienta y que se intenta a partir toda esa materia residual. Cualquier elemento anteriormente desestimado  puede adquirir, entonces, a partir de la experiencia del taller, dimensiones protagónicas y cualidades lúdicas de imantación.

 

En el año 2014 la Sala Mendoza presentó en los espacios de La Librería Pares mínimos/collages, de Rafael Castillo Zapata, una austera y delicada muestra que reunió doce piezas, seis pares de collages construidos a partir elementos binarios constelados en el soporte. En el 2015 inauguramos la serie Cuadernos de la Sala con un título de Rafael: Cuerpos constelados. Tentativas alegóricas sobre el collage. El texto, que reúne una serie de fragmentos para reflexionar sobre este lenguaje a partir del método alegórico de Walter Benjamin,  convoca las voces de Cézanne, Braque, Saussure, Picasso, los surrealistas, dadaístas y constructivistas, entre muchos otros, para repensar y reconstruir la historia y la naturaleza del género. Este nuevo encuentro nos impulsó a cristalizar un deseo que teníamos desde el inicio del vínculo con Rafael: la posibilidad de ofrecer un taller de collage en nuestros espacios. 

 

En el marco de esta exhibición celebraremos la edición número ocho del taller más emblemático de la Sala Mendoza. Y en un país donde la persistencia se desvanece, donde la continuidad es un bien escaso, esta permanencia es síntoma del rigor el goce que determinan la naturaleza casi sacra de ese espacio tan significativo para todos. La muestra que hoy presentamos era una deuda institucional, con lo que sucede todos los sábados, con el profe Rafael, con los talleristas.

De taller a exposición: Claves para (in)tentar un collage

Collage